El debate sobre el futuro de nuestras pensiones ha traspasado la frontera económica y forma ya parte de la conversación y preocupación social. La tan referenciada generación millennial representará en pocos años más del 50% de la fuerza laboral y, en tres décadas, estará a las puertas de la jubilación. ¿Qué deben esperar todos estos jóvenes de sus pensiones?

Ante una situación en la que la longevidad es cada vez mayor y la natalidad menor, la sostenibilidad financiera entra en estado de alerta. Y, de hecho, la OCDE ya lo ha advertido: en 2050 habrá en España 76 jubilados por cada 100 habitantes en edad de trabajar (que no trabajando en activo).

España es el país de la Unión Europea con las pensiones públicas con mayor tasa de sustitución, garantizando prácticamente el 80% del salario, una cifra muy elevada si la comparamos con la media europea del 46%. Además, tenemos un sistema de reparto en el que los trabajadores en activo cotizan para sostener las pensiones de los jubilados del momento y no para su propia jubilación futura.

La estructura de nuestro propio sistema y la realidad del contexto global de envejecimiento de la población hacen que la anticipación sea imperativa si lo que queremos es garantizarnos una buena pensión. Y esta anticipación la podemos resumir en una palabra: planificación.

Ahorro fiscal y rentabilidad para el futuro

Cada vez son más las personas que apuestan por complementar lo que será su pensión pública con un sistema de ahorro privado que les permita mantener el mismo estilo de vida de su etapa como trabajador.

Si queremos planificarnos, lo primero que deberíamos hacer es una estimación de la pensión que nos correspondería por parte del Estado y analizar cuánto más necesitaríamos para mantener el nivel de vida al que aspiramos. Después, llega el momento de escoger el vehículo financiero que mejor se adapte a nuestras expectativas futuras y nuestras necesidades presentes.

El producto financiero más extendido según el VI Barómetro del Ahorro del Observatorio Inverco son los planes de pensiones, utilizado por el 57% de los ahorradores, pero solo un 20% del total de españoles tienen uno. Este tipo de vehículo no es más que una hucha a cuya cuantía se accede en el momento de la jubilación. En MyInvestor hemos lanzado la mayor oferta del mercado en planes de pensiones, con 65 productos provenientes de 25 gestoras diferentes.

Ten en cuenta que la ley permite cada año aportar un máximo de 8.000 euros y la cantidad que anualmente podrá desgravar será la menor entre los 8.000 euros o el 30% de los rendimientos de trabajo y/o actividades económicas. Recuerda que, al reducir la base imponible con las aportaciones, se pagan menos impuestos. ¡Puedes lograr un ahorro fiscal máximo de 3.600 euros!

Al hablar de tributación, es importante tener en cuenta que el rescate del dinero en un plan de pensiones tributará en el IRPF como renta de trabajo y se sumará a la pensión pública.

La planificación de la jubilación no puede seguir siendo una de las asignaturas pendientes en España. Es clave convertir el ahorro y la inversión en un hábito para no tener sustos llegado el momento de la jubilación.

Tenemos más de 65 planes de 25 gestoras, la mayor oferta del mercado.