La pandemia que azota los mercados no permite hacer estimaciones reales a corto plazo de la profundidad de la caída, su duración y el momento de la recuperación.

Sin embargo, con la mirada puesta en el largo plazo, la historia demuestra que, tras uncrash, la recuperación siempre llega y desinvertir supone riesgos adicionales: ventas a precios bajos y la pérdida de las sesiones de recuperación.

Como dice Warren Buffett: Gran parte del éxito se puede atribuir a la inactividad. La mayoría de los inversores no pueden resistirse a la tentación de comprar y de vender constantemente.

A continuación, dos ejemplos elocuentes de cómo mantener las inversiones en momentos de pánico son garantía de éxito a largo plazo. 


•       100.000 euros invertidos en el Stoxx 600 desde comienzo de 1987 se habrían convertido a 24 de marzo en 367.327 euros.
•       Si nos hubiéramos perdido las 10 mejores sesiones bursátiles de ese periodo, la rentabilidad habría menguado hasta dejarnos en la misma fecha con 180.782 euros.
•       Si en lugar de 10 sesiones nos hubiéramos perdido las 20 mejores, el importe a 24 de marzo de 2020 sería tan solo de 129,490 euros.
•       Si no hubiéramos estado invertidos en las 30 mejores sesiones, habríamos perdido dinero, recuperando al final del periodo tan solo 72,021 euros de los 100,000 euros invertidos


•       100.000 dólares invertidos en el S&P 500 desde comienzo de 1928 se habrían convertido a 24 de marzo en 13,9 millones de dólares.
•       Si nos hubiéramos perdido las 10 mejores sesiones bursátiles de ese periodo, la rentabilidad habría menguado hasta dejarnos en la misma fecha con 4,6 millones de dólares.
•       Si en lugar de 10 sesiones nos hubiéramos perdido las 20 mejores, el importe a 24 de marzo de 2020 sería tan solo de 2,0 millones de dólares.
•       Si no hubiéramos estado invertidos en las 30 mejores sesiones, habríamos obtenido 1 millón de dólares