La principal estrategia inversora de los españoles es ahorrar poco y guardar el dinero en lugar de hacerlo crecer. O lo que es lo mismo, la mayoría de los españoles no tenemos una estrategia inversora. Así se desprende del I Observatorio del Ahorro y la Inversión realizado por Bestinver e IESE.

En nuestro país ahorramos poco, nos endeudamos mucho para comprar inmuebles y apenas invertimos en activos financieros y si lo hacemos, nunca es pensando en el largo plazo. Los más decididos, como mucho, se plantearán invertir cierta cantidad en un depósito bancario libre de riesgos o en algún fondo monetario o garantizado que no cubrirá ni la inflación.

El principal problema de esta no estrategia es que no estamos ahorrando para el futuro de forma consciente ni planificada.

¿Qué tendríamos que hacer entonces?

El primer paso es ahorrar una parte de nuestro sueldo todos los meses. No se trata de gastar primero y después, si sobra, ahorrar sino de hacer justo lo contrario. Una buena manera de hacerlo es seguir la regla del 50-20-30 que te hemos contado alguna vez: el 50% de nuestros ingresos deberían destinarse a gastos fijos o necesidades básicas. El 20% debería ir a ahorro y el 30% restante es el que destinaremos a otros gastos personales que no son estrictamente necesarios. Si sobra parte de lo destinado a gastos fijos o gastos personales se debería revertir en el ahorro.

Es básico adquirir el hábito de ahorrar una parte de nuestros ingresos todos los meses, sin excusas. Una vez conseguido, es momento de planificar el futuro. Y es que el ahorro por sí solo está bien, pero si no lo invertimos buscando obtener una rentabilidad mayor a la inflación, con el tiempo habremos perdido poder adquisitivo.

El último dato de inflación conocido en España sitúa el IPC en el 2,3%. Esto quiere decir que deberías sacarle una rentabilidad a tus ahorros igual o superior para compensar el efecto negativo de la subida del coste de la vida.

A la hora de planificar nuestras inversiones debemos tener en cuenta dos variables importantísimas: la inflación y el tiempo. A lo largo de los años la inflación nos hace perder poder adquisitivo, sin embargo el interés compuesto (como ya te contamos aquí) puede ser nuestro gran aliado ya que año a año irá multiplicando los rendimientos del ahorro que hayamos decidido invertir.

No hay tiempo que perder, para ser un disfrutón de la vida en MyInvestor tenemos un plan para ti. ¡Descúbrelo aquí!