Una de las decisiones más importantes a la que nos enfrentamos en nuestra vida es la compra de una vivienda y elegir una hipoteca puede resultar abrumador. El tipo de interés es clave, pero no es el único aspecto a tener en cuenta.

Históricamente las entidades bancarias han ofrecido productos vinculados a la hipoteca a cambio de reducir el tipo de interés pero que, en última instancia, podían encarecer el precio final. Tarjetas de crédito, fondos de inversión, planes de pensiones y seguros se han convertido en los elementos que algunos bancos han utilizado para ofrecer hipotecas aparentemente más atractivas.

Frente a esta tendencia, MyInvestor revolucionó el mercado con su ‘Hipoteca Sin Mochila’, la única del mercado que no coloca al cliente productos que no necesita y que se hace cargo de todos los gastos, incluido el impuesto de Actos Jurídicos Documentados y la tasación.

Falta de transparencia y sobreprecio

El problema no radica en bonificar la hipoteca con productos adicionales, sino en la falta de transparencia y en el sobreprecio que algunas entidades aplican a dichos productos para compensar el margen que pierden al reducir el tipo de interés de la hipoteca. Ofrecer préstamos bonificados con la contratación de fondos, planes de pensiones y seguros a precios justos es una práctica que nos parece adecuada, si beneficia al cliente. 

Aun así, las entidades están en el punto de mira y la realidad es que las cláusulas abusivas han plagado los préstamos hipotecarios durante mucho tiempo.

Más allá de las cláusulas suelo y los gastos hipotecarios, dos de las pesadillas más terroríficas para muchos bancos, la comercialización de seguros también tiene sus aristas. Recientemente, la Justicia ha declarado abusiva la venta de un seguro de vida cuyo pago en una prima única se sumó al principal del préstamo. Dicho pago se financió junto al crédito, por lo que los clientes estaban pagando intereses por este producto. De nuevo, es lícito ofrecer seguros a los clientes, siempre y cuando se haga con la debida transparencia y en condiciones de mercado.

Cabe destacar que el pasado mes de junio entró en vigor la nueva ley hipotecaria con el único fin de proteger al consumidor. La normativa, además, abrió la puerta a las subrogaciones de hipotecas y facilitó que entidades competitivas, como MyInvestor, puedan lanzar ofertas para captar préstamos de la competencia, ayudando a los ciudadanos a aligerar su carga financiera y pagar menos.