Queda tiempo para vencer esta pandemia, pero empezamos a ver pequeños avances positivos. Los datos que llegan desde China sugieren una rápida recuperación, industrial y de servicios, que apoyarían el escenario en forma de V. Con todo, la visibilidad económica sigue siendo limitada.

La historia nos enseña que la renta variable, tras periodos de fuerte corrección -caídas superiores al 20% como las que hemos vivido-, ha tenido un positivo comportamiento en plazos que van desde los tres meses a los cinco años siguientes (ver cuadro), pero las características de esta crisis nos obliga a ser prudentes.

Mantenemos nuestro mensaje constructivo para los mercados en el medio plazo y todavía cauto en el corto. Somos conscientes de la falta de visibilidad, pero también advertimos oportunidades puntuales. ¿Dónde? Especialmente en el mundo de la renta fija, más protegido por los bancos centrales, y poco a poco en renta variable con una aproximación en la que prima el liderazgo y la solidez de balances de las compañías, las temáticas de largo plazo: en definitiva, opciones que muestren resistencia en los distintos escenarios posibles.

Entretanto, seguimos muy pendientes de los focos de la pandemia, de la postura de los países de la Unión Europea y de la actuación de Gobiernos y Bancos Centrales.

Italia lanza señales esperanzadoras

Italia nos ha ofrecido en la última semana alguna señal esperanzadora en relación con la batalla frente al
coronavirus, alimentando la percepción de que se podría haber visto el pico de contagios. Y es de esperar que el caso de Italia pueda ser el patrón de otros países, como España. Mirando fuera de Europa las medidas de confinamiento se han ampliado, particularmente entre los emergentes, y hay expectativas desde las farmacéuticas de poder contar con una vacuna para primeros de 2021.

Pero en el punto de mira actual, más que Europa, estaría EEUU, donde aún restan semanas difíciles. Lejos todavía de poder cantar victoria en la lucha contra la pandemia, tampoco podemos ignorar algunos pequeños y positivos avances.

La Unión Europea, cuestionada

Peores han sido las novedades desde la Unión Europea con una respuesta tibia del Consejo Europeo, sin haber logrado avances en materia de integración. La negativa de Alemania y Holanda a algunas alternativas para la mutualización de riesgos (coronabonos, eurobonos, no condicionalidad para los fondos del Mecanismo de Rescate,…) contrasta con respuestas más flexibles como la del Banco Centro Europeo o la Comisión Europea. Una mayor solidaridad europea en este momento sería conveniente, incluso necesaria para el proyecto europeo.

Podría ser la lección para Europa en esta crisis y en no aprenderla reside el riesgo. La Unión Europea tradicionalmente avanza en crisis por lo que no descartamos ver que algunas posturas se vayan aproximando hacia un punto intermedio.

El efecto de los Bancos Centrales

Tras el anuncio de muchas medidas, es tiempo ahora de ponerlas en práctica con los bancos centrales ya actuando. Entre sus logros está la mejora del crédito, iniciada desde el grado de inversión y alcanzando en las últimas sesiones también al universo high yield.

Otra señal alentadora es la reapertura de los mercados primarios corporativos. Así, en Europa las empresas están volviendo a colocar deuda de forma progresiva, empezando por los sectores defensivos y con un nivel de apetito considerable por parte de los inversores.

El mercado de crédito está normalizándose poco a poco en los distintos segmentos. Nos espera un tiempo de datos macroeconómicos negativos, que ya empezamos a ver la semana pasada con las cifras de desempleo en EEUU.

Recuperación en forma de V con visibilidad económica limitada

El mercado lo sabe. Información adelantada podrían darnos las encuestas de confianza, particularmente las de países como China que han pasado ya lo peor en términos sanitarios. Y en este punto sí hemos recibido mejores noticias, con unas encuestas desde China dibujando una rápida recuperación, industrial y de servicios, que apoyarían el escenario en forma de V. Con todo, la visibilidad económica sigue siendo limitada llevando a muchas empresas a prescindir de previsiones de resultados, suspender los dividendos o los programas de acciones previstas.

Si nos fijamos en momentos pasados, la renta variable, tras periodos de fuerte corrección (caídas superiores al 20% como las que hemos vivido), ha tenido un positivo comportamiento en plazos que van desde los tres meses a los cinco años siguientes (ver tabla). El estudio recoge, ni más ni menos, el paso por una depresión global, una guerra mundial, una reconstrucción del espacio europeo, una crisis monetaria, una crisis severa de crédito y una crisis de valoración de “nueva economía”.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es rentabilidades_caidas_mercados.png



Es cierto que esta crisis tiene características específicas y novedosas que invitan a ser prudente antes de hacer una lectura directa de episodios previos, pero suele haber, en estos distintos momentos, elementos compartidos.