¿No tienes ni idea de cómo funciona la bolsa o la renta fija pero te encantaría saberlo? ¿Tienes alguna pregunta sobre fondos de inversión o planes de pensiones que nunca te has atrevido a formular?

Resolvemos todo tipo de dudas sobre el mundo de la inversión, por muy básicas que sean. Sólo una restricción: no hacemos recomendaciones de producto.

Anímate a escribir a hellomyinvestor@myinvestor.es


  • Alfredo V. B: Buenas tardes. ¿Cómo puedo saber antes de contratar un fondo el total de comisiones que me va a cobrar? ¿Es posible conocer el TER que tiene cada fondo de inversión antes de contratarlo? ¿Qué significa la ratio OGC? Muchas gracias.

Hola Alfredo. TER, OGC, OCF… está claro que entender las comisiones que cobra tu fondo puede ser un lio. Intentaremos poner un poco de orden entre tanta sigla.

El TER son las siglas en inglés de Total Expense Ratio, es decir, la ratio de los gastos totales del fondo, también llamada la ratio de costes netos. Esta variable, que se expresa en términos de porcentaje sobre el patrimonio medio, permite conocer el conjunto de los gastos en los que incurre un fondo, incluyendo las comisiones de gestión, depositaría y éxito, pero también otros gastos, como los de administración o los derivados de auditorías.

Entonces ¿qué es eso del OGC? Son las siglas de Ongoing Charges, que en inglés significa Gastos Corrientes. También la verás como OCF (ongoing charges figure). Se trata de una variable muy similar a la anterior, ya que también busca reflejar el total de los gastos del fondo. Sin embargo, hay pequeñas diferencias. Principalmente, que el OGC no incluye la comisión de éxito, en caso de que la haya, ya que ésta sólo se cobra en circunstancias muy determinadas (no es, por tanto, un gasto corriente del fondo).

El folleto y el DFI (documento de Datos Fundamentales para el Inversor) suelen hablar de OGC, pero algunos comercializadores prefieren reflejar el TER ya que, como te decimos, ambas son muy parecidas.

Sólo una aclaración adicional (si es que aún sigues ahí). Ni el TER ni la OGC incluyen las comisiones de suscripción y reembolso. Tampoco algunos costes, como los derivados de la transacción por la compraventa de valores. Pero como medida para medir lo barato/caro que es tu fondo en comparación con otros de la misma categoría, te vendrán de perlas.


  • Luis Miguel A.: Hola, soy nuevo en esto de las inversiones y estoy leyendo que a largo plazo las carteras indexadas van bien de rentabilidad. ¿Me podrían dar un poco de información “básica”?

Hola Luis Miguel A. Sinceramente, no te podemos decir con certeza qué es lo que va a suceder en el futuro (no somos ese tipo de consultorio). Ten en cuenta que en los mercados influyen numerosas variables que no se pueden predecir. Otra cosa es que se eche la vista atrás y se analice la evolución que ha tenido un producto financiero en el pasado (ya sea un fondo, una cartera o una compañía cotizada). Pero recuerda que rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras.

Dicho esto, lo que sí te podemos asegurar es que la inversión a largo plazo tiene grandes ventajas y que aumenta tus probabilidades de éxito. Por un lado, los rendimientos que genera tu cartera se van sumando al capital inicial y sobre esa cifra se van generando nuevos rendimientos. Es la magia del interés compuesto

Y, por otro lado,  ten en cuenta que la bolsa puede sufrir vaivenes en el corto plazo, pero en el largo plazo su evolución tiende a ser alcista. En palabras de Warren Buffett, “alguien se sienta hoy a la sombra de un árbol que plantó hace mucho tiempo”.

En cuanto a los fondos indexados, también te podemos aclarar que la gestión pasiva presenta importantes ventajas. Por un lado, tiene costes muchos más bajos. Y por otro, elimina el riesgo gestor. Así, los fondos nunca lo harán peor que el índice (tampoco mejor).  

Un último apunte: las carteras de indexados tienen un plus adicional y es que están creadas para adaptarse a tu perfil de riesgo. Además, un equipo de expertos se encarga de realizar rebalanceos de forma periódica para que se ajusten siempre a tu medida.


  • Loreto R.: ¿Por qué hay fondos de renta fija con rentabilidades negativas? Si la renta fija cobra intereses fijos ¿no debería estar siempre en positivo?

Hola Loreto, no nos extraña que estés hecha un lío. Tu duda es bastante habitual y se debe al engañoso nombre de la renta fija que, efectivamente, no ofrece rentabilidades fijas. O no siempre. Te explicamos cómo funciona. Si inviertes directamente en un bono o una emisión de deuda (como una Letra del Tesoro) tu rentabilidad sí será fija y coincidirá con el cupón que pague esa emisión. Siempre y cuando la compañía (o el Estado) que ha emitido el bono no quiebre y te deje de pagar, lo que se conoce como un default (incumplimiento, en inglés).

Ahora bien, los bonos cotizan en los mercados secundarios, lo que permite que los inversores puedan obtener liquidez sin tener que esperar necesariamente al vencimiento del bono. La cotización depende, entre otras cosas, de las variaciones en los tipos de interés y de cómo evolucionen las previsiones de default para la compañía que emitió el bono.

El gestor de un fondo de renta fija tiene que calcular diariamente el valor de las emisiones que tiene en cartera y para ello debe reflejar el precio al que están cotizando.  Y si el precio de los bonos sufre oscilaciones en un determinado momento, el valor liquidativo del fondo también lo hará.

Este efecto se diluye en los fondos de renta fija a corto plazo, ya que aquí la cotización es más estable. Pero si la rentabilidad obtenida es muy pequeña (lo que es fácil en un entorno de tipos bajos) y las comisiones son elevadas, es posible que la rentabilidad sea igualmente negativa.